La Cruz de los Jóvenes es acogida por los alumnos salesianos de La Almunia

Mié, 22/12/2010
"Como símbolo del amor de Jesús a la humanidad"
Redacción. La Almunia de Doña Godina.
Los alumnos del Colegio Salesiano de La Almunia han acogido la Cruz de los Jóvenes y el icono de la Virgen en su recorrido por la geografía nacional. Tanto en la catequesis parroquial de Confirmación, como en el colegio salesiano, los alumnos Secundaria, Bachillerato, Ciclos y PCPI, prepararon con esmero este acontecimiento.
La Cruz de los Jóvenes es acogida por los alumnos salesianos de La AlmuniaLa Cruz de los Jóvenes es acogida por los alumnos salesianos de La AlmuniaLa Cruz de los Jóvenes es acogida por los alumnos salesianos de La AlmuniaLa Cruz de los Jóvenes es acogida por los alumnos salesianos de La Almunia
A las 11’30 horas del sábado 18 de diciembre se inició en el pabellón del colegio un emotivo homenaje a Jesús y a María. El vicario de la zona, Juan Sebastián Teruel, fue el encargado de explicar a los jóvenes el significado del acto. Seguidamente, los alumnos entonaron el canto 'Dios está aquí', y participaron en un momento de oración. A continuación, los jóvenes asistieron a la proyección de la historia de la Jornada Mundial de la Juventud y de la peregrinación.

Los jóvenes se encargaron, en cuatro etapas -y acompañados por los redobles de los tambores de las cofradías-, de llevar la cruz y el icono en procesión hasta la parroquia. Allí se concluyó la visita con la lectura y reflexión del evangelio, la adoración personal a la Cruz, y el reparto de una cruz a cada joven como recuerdo del acontecimiento.

Según afirman representantes de la obra salesiana, “este evento se recordará gratamente por mucho tiempo en esta localidad”.

El pueblo de La Almunia, ha recibido estos símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud en representación de la Vicaría VI-Sur de la diócesis de Zaragoza.

La Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud o Cruz de los Jóvenes es una cruz de madera de 3,8 metros de altura entregada a los jóvenes por Juan Pablo II en la JMJ de 1984 en Roma. El Papa encomendó a los jóvenes la tarea de llevarla por el mundo "como símbolo del amor de Jesús a la humanidad". En 2003 Juan Pablo II hizo entrega también de una imagen de la Virgen María para acompañar a la cruz en su "peregrinación". Además de estar presentes en grandes encuentros, los dos símbolos realizan un recorrido visitando las diócesis católicas como preparación de estos eventos.